sábado, 16 de marzo de 2013

Y el Papa reveló por qué eligió el nombre Francisco...

Y el Papa reveló por qué eligió el nombre Francisco...
En la audiencia especial de hoy por la mañana a miles de periodistas el Papa reveló por qué eligió ese nombre. Estas fueron sus palabras
"Algunos no sabían por qué el Obispo de Roma ...ha querido llamarse Francisco. Algunos pensaban en Francisco Javier, en Francisco de Sales, hasta en Francisco de Asís. Les contaré la historia. En la elección, estaba junto a mí el arzobispo emérito de São Paulo y también prefecto emérito de la Congregación para el Clero, el cardenal Claudio Hummes: ¡un gran amigo, un gran amigo! Cuando la cosa se hizo un poco peligrosa, él me confortaba.
Y cuando los votos subieron hasta dos tercios, vino el aplauso de costumbre, porque había sido elegido el papa. Y él me abrazó, me besó y me dijo: “¡No te olvides de los pobres!” Y esa palabra entró aquí (señala la cabeza -ndr): los pobres, los pobres. Luego, inmediatamente, en relación con los pobres pensé en Francisco de Asís. Después pensé en las guerras, mientras que el escrutinio continuaba, hasta llegar a todos los votos. Y Francisco es el hombre de la paz. Y así nació el nombre en mi corazón: Francisco de Asís. Es para mí el hombre de la pobreza, el hombre de la paz, un hombre que ama y cuida la creación; en este tiempo no tenemos una relación tan buena con la creación, ¿verdad? Es el hombre que nos da este espíritu de paz, el hombre pobre... ¡Ah, cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!
Después de eso, algunos han hecho varias bromas. "Pero, debiste llamarte Adriano, porque Adriano VI fue un reformador, se debe reformar ...". Y otro dijo: "No, no, tu nombre debe ser Clemente". "Pero, ¿por qué?". "Clemente XV: y así tomas represalias en contra de Clemente XIV que suprimió la Compañía de Jesús". Son bromas ...
Los quiero mucho, les agradezco por todo lo que han hecho. Y pienso en su trabajo: quiero que trabajen con calma y con frutos, y que conozcan cada vez mejor el evangelio de Jesucristo y la realidad de la Iglesia".